Tejido y Cuero

La fabricación de los productos de cuero, en el Sahara, es una de las profesiones propias a la mujer.  La base de esta producción es el cuero de la cabra y del camello. Antes de empezar esta tarea, la artesana procede a la corteza del cuero para prepararlo.


Forman parte de este oficio la fabricación de “asermi”, “merfek”, “yma’a”, la cobertura de cajas y algunos adornos de la “jayma” (tienda de campo). Para estos efectos, la mujer hace uso de la “jattata”, un medio de dibujo en colores, la “gabda”, un instrumento para cortar y “leshfa”, un instrumento para el estribo del cuero.

“Tasufra”

Es una cartera de cuero cuya longitud roza 1,5 m y su anchura llega a 70 cm., se pone a ambos lados del camello. “Tasufra” se usa para almacenar la comida, los utensilios del té y las otras cosas que necesitan los nómadas en sus desplazamientos.

La mujer saharaui fabrica “tasufra” del cuero de la cabra, la adorna con buenos motivos y la pone una cerradura manual hecha de una cuerda de cuero llamada “sir” para facilitar al hombre abrirla. Su fabricación dura  4 ó 6 días. Los líquidos y utensilios afilados que pueden dañar al camello durante la marcha no se ponen en ella.

“Kuntia”

Es un pequeño recipiente que se pone a ambos lados del camello, sirve para llevar los pequeños utensilios del té: la tetera y los vasos. Es bajo forma de un plato envuelto de cuero cuya profundidad roza 20 cm. y su perímetro 70 cm.

Este recipiente se fabrica a partir de “Smar” (junco), son pequeños filos amarillos de madera que las mujeres recogen de las riberas de los ríos. La parte superior de la “kuntia” es de cuero al 100% para facilitar su apertura y cerradura. Mientras que la parte inferior es dedicada a los utensilios que no se rotan a pesar del movimiento del camello gracias al junco.

La fabricación de la “kuntia” es una especialidad de la mujer. El hombre nunca había trabajado en los oficios de cuero. Asimismo, la mujer nunca ha trabajado en la joyería y el grabado de madera.

“Asermi”

“Asermi” es aquella almohada tradicional de cuero. Sin embargo, no se usa sólo como almohada, sino que sirve para adornar la “jayma” (tienda de campo). Así, le da un toque de belleza con sus finas franjas de cuero y los dibujos y motivos que la artesana saharaui ha diseñado sobre su cuero, los cuales tienen una relación estrecha con la belleza de la naturaleza saharaui y las costumbres y tradiciones de la región.

La longitud de “asermi” puede superar 1 m y su anchura llega a 40 cm. Cuando toma una forma circular se llama “merfeg”, es una palabra hassaní derivada de “al marfik” (el codo en lengua árabe), ya que el “merfeg” se pone debajo del codo a la hora de acostarse.

Igual como los demás productos de cuero, la fabricación de “asermi” es una especialidad de la mujer saharaui que ha preservado su manera de fabricación, los colores y motivos propios a el a través de los siglos como uno de los símbolo de las artesanías femeninas.

“Shekua”

La “shekua” es un recipiente de cuero dedicado a hacer el yogur a partir de la leche del camello, de la cabra o de la oveja. Según parece en la imagen, para realizar esta tarea, la mujer se sirve de tres largos palos llamados “hemmara”.

Para fabricar “shekua”, la mujer saharaui usa el cuero entero de una oveja. Por eso, hay que curtirlo usado diferentes hierbas, siendo las más importantes las hojas del árbol de “yodari”.

La cerradura de “shekua” es manual hecha de cuero lo que facilita su uso. Su longitud vacila entre 60 y 70 cm.

“Guerba”

“Guerba” es un recipiente de cuero usado para almacenar el agua. Los nómadas la usan para este fin poniéndola a un lado del camello. La artesana saharaui fabrica “guerba” del cuero de la oveja, especialmente, dejando parecer su pelo desde fuera sin corteza.

El interior de la “guerba” se curte mediante hierbas naturales llamadas “Zwaya”. Luego, se verte un poco de alquitrán dentro de ella para impedir el flujo del agua. Tras esta operación, la “guerba” no será lista para el uso sino tras su irrigación con el agua al menos tres veces para evitar que el alquitrán influya sobre la calidad del mismo.

La experiencia ha demostrado que la “guerba” conserva el agua fría en su interior gracias a su modo de fabricación, la calidad del cuero y la naturaleza de las sustancias utilizadas en su corteza.

“Tbag”

“Tbag”, plato en árabe, es uno de los utensilios necesarios en la “jayma” saharaui. No se usa tan sólo en la preparación de algunas comidas como el cuscús, sino que es también un suporte para la presentación de los platos en vez de la mesa de madera. 

Igual que los demás productos manuales, “tbag” se fabrica a partir de “Smar” (el junco), son pequeñas y sólidas filas amarillas de madera que las mujeres recogen en las riberas de los ríos. La fabricación de “tbag” es también una especialidad de la mujer. El hombre nunca la había profesado sino a título de ayuda a la mujer.
La longitud de “tbag” roza 150 cm generalmente.

El tejido de las tiendas de campo

El tejido de las tiendas de campo es uno de los oficios manuales propios a la mujer saharaui cuya materia prima es, esencialmente, el cuero de camellos o el pelo de las ovejas. La artesana los hila y los teje convirtiéndolos en trozos alineados de cabello marrón llamado “Fliy”. Se trata de tozos de pelo marrón tejidos formando una gran cobertura cuadrada que luego sería usada como “jayma”.
 

Frecuentemente, las mujeres se reúnen en una gran plaza, en el marco de un trabajo colectivo, bebiendo el té y charlando. Lo que les ayuda a acelerar el trabajo sin olvidar la calidad y la minuciosidad en la producción. Esta operación se llama “twiza”. 

Según las tradiciones y costumbres de la región, cualquier persona que pasa delante de la “twiza” de fabricación de la “jayma”, llamado “maksud” en dialecto hassaní, tiene que participar en la misma con el azúcar, el té u otros.

“Dra’a”

Es una tela ancha con dos grandes aperturas en sus dos lados, costuras por debajo y un bolsillo a la altura del pecho. Suele ser en color blanco o azul además del color negro (o el velo negro, como se suele llamarle localmente).


La “dra’a” es el vestido tradicional del hombre, le pliega a nivel de los hombros y no le impide de ningún modo ejercer sus actividades habituales. No la quita aún si monta el camello ya que se siente muy cómodo y dinámico llevándola, tanto si es blanca o azul.

La “Malhfa”

Se trata de un traje de 4 metros de longitud y de un ancho  inferior a un metro y sesenta centímetros que suele ponerse la mujer saharaui en todas las circunstancias de la vida.


Ahora bien, no todas las mlahef se parecen, ya que la mujer saharaui distingue entre las que se ponen en las celebraciones y fiestas especiales y las que llevan diariamente en la tienda de campaña.

Igualmente, la mujer saharaui establece una diferencia entre  las mlahef  que se ponen las jóvenes muchachas y las utilizadas por mujeres mayores.

Antaño, las muchachas saharauis llevaban un traje parecido a la Darâa compuesto por dos piezas de color diferente, azul y negro y se engalanaban el pelo con una sola trenza; y una vez alcanzada la edad núbil, se ataviaban con la ‘mlahfa’ en espera de contraer matrimonio.

Por lo general, no ha habido una gran diferencia en la manera de ponerse la ‘mlahfa’; las únicas diferencias afectan al tejido utilizado para la fabricación de las Mlahef, ya que nuevos tejidos, desconocidos hasta ahora por los saharauis, empiezan a irrumpir en los mercados. Igualmente, varias modificaciones han sido introducidas en la confección de las ‘Mlahef,’ debidas en gran medida a la evolución que está sufriendo la mujer saharaui.


    
Copyright 2006-2014 © CORCAS